SAD (Servicio de Ayuda a Domicilio)

Es un servicio social general cuyo objetivo es facilitar el desarrollo o mantenimiento de la autonomía personal, prevenir el deterioro individual o social y promover las condiciones favorables en las relaciones familiares y de convivencia, contribuyendo a la integración y permanencia de las personas en su entorno habitual de vida, a la par que retardar y/o evitar su internamiento/institucionalización en Centros Residenciales (siempre que su situación lo permita). A través de la prestación de actuaciones que facilitan la autonomía personal en el medio habitual, el SAD, con un equipo de cerca de medio centenar de auxiliares de ayuda a domicilio, previene situaciones de crisis personal y familiar.

Los Servicios Sociales municipales son los encargados de tramitar y valorar dicha solicitud atendiendo a diferentes aspectos de la vida del usuario: unidad de convivencia, nivel de dependencia, aspectos económicos, sociales, familiares, etc.

Las prestaciones que se realizan son:

Asistenciales: mantenimiento general de la vivienda y limpiezas de choque, preparación de alimentos (desayunos, comidas y/o cenas), compras de productos básicos, lavandería (tender, recoger, planchar y colocado de ropa).

Socio-comunitarias: tareas relacionadas con la creación y fomento de hábitos de la vida diaria (atención básica, alimentación, higiene, etc).

Personales: tareas que recaen en el propio usuario tales como movilizaciones (levantar y/o acostar, cambios posturales, etc), higienes personales y/o duchas, vestir/desvestir y administración de alimentos.

Preventivas-Sanitarias: tareas como administración de medicación (bajo prescripción médica), estimulación física/psíquica, gestiones y supervisión de visitas médicas y en su caso acompañamiento a las mismas.